Iniciativa cívica: El partido que renunció a Putin alza la voz: “La muerte de Navalni es una tontería política” | Internacional

La voz de la oposición que atenaza a Rusia no se ha apagado del todo con la muerte del disidente Alexéi Navalni. El partido Iniciativa Cívica no dejó constancia de que su candidato, Borís Nadezhdin, obtuvo el permiso tuviano para competir con Vladímir Putin en las elecciones de marzo, pero requirió la atención de cientos de kilómetros de rusos y ahora es otro dolor de cabeza dentro del Kremlin. su propio sistema. “La muerte de Alexéi Navalni es un disparate político independientemente de los motivos concretos de su muerte. «El encarcelamiento por motivos políticos y las numerosas víctimas criminales en las torturas de quienes fueron sometidos a delitos en las colonias penitenciarias los llevaron a su conclusión final», denunció la formación a través de un duro comunicado en ese momento, incitando a la policía a repetir el Menciona obligatoriamente que el disidente fue “declarado extremista y terrorista por el Ministerio de Justicia”.

No se han explicado las causas de la muerte de Navalni. El diario Novaya Gazeta Europa, declarada “organización indeseable” por el Kremlin, reveló algunos detalles sin verificar al día siguiente de su muerte. Luego lo siguió un médico del servicio de ambulancia del hospital donde fueron levantados los restos mortales del paciente, en su cuerpo se encontraban diversos hematomas. “Tengo mucha experiencia y, tal como lo describí, me provocó convulsiones”, dice.

Asimismo, tomado de la prisión IK-3 de Jarp, donde estaba encarcelado el disidente cuando murió, le dijo al mismo medio que obligaron a todos los presos a entrar en sus celdas la noche anterior al éxito y “mucho jaleo” en prisión. Según su versión, supo de la muerte de Navalni “sobre las diez de la mañana”, un par de horas antes de la versión oficial.

“Exigimos la liberación inmediata de los presos políticos y una reforma radical del sistema judicial y penitenciario de Rusia”, dijo Iniciativa Cívica en su mensaje. El partido de tendencia liberal fundado por el primer ministro de Economía de la Rusia postsoviética, Andréi Necháyev, ha mantenido “diferencias políticas” con Navalni, aunque ambos movimientos coinciden en que los ciudadanos rusos deben votar por otro candidato alternativo a Putin. . las elecciones presidenciales del 15 al 17 y ningún boicot.

“No tengo palabras, sólo ellas”, declaró este fin de semana el candidato de Iniciativa Cívica al conocer la muerte de Navalni. “Es un shock. Es horrible. Mi más sentido pensamiento para Yulia, la esposa del disidente, y sus hijos”, añadió Nadezhdin, con la sorprendente hipótesis de ser un candidato independiente que se ha acercado a los huesos del Kremlin. El político reunió más de 200.000 firmas para participar en los cómics, pero la Comisión Electoral Central recogió su propuesta con la vinculación de aquellos kilómetros que supuestamente presentaban irregularidades. La oposición, sin embargo, cree tener un veto directo del Kremlin, en particular de uno de los asesores presidenciales más cercanos a Putin, el estadista Serguéi Kiriyenko.

“Muchas firmas fueron reclamadas por discrepancias entre los datos del pasaporte del firmante y el certificado del Ministerio del Interior. Nos animamos a contactar con todas las personas para aclarar los datos y defender sus firmas. No estoy de acuerdo con la decisión negativa de la comisión electoral de inscribirse y por eso impugné la decisión ante el Tribunal Supremo”, anunció Nadezhdin este sábado en su página web de candidatura.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Nadezhdin se encuentra en una situación difícil. Cualquier tipo de protesta, por el pequeño mar, es bloqueada por la policía, y el alcalde de los políticos que disintieron del Kremlin por la invasión de Ucrania fue encerrado en prisión. Tras la muerte de Navalni, a quien muchos rusos consideran un asesinado, toda la atención se centra en él, incluida la de Putin. “Tengo un plan B y un plan C”, dice el oponente durante una semana en el periódico independiente. Nastoyaschee Vremia—. Definitivamente no haré ninguna demostración no autorizada de mi parte, mayuda [en alusión a las protestas de Kiev de 2014 que acabaron con la huida del presidente Víktor Yanukovich]”.

Ni Putin y el Partido Comunista, el segundo alcalde de la Duma estatal, también se pronunciaron sobre la muerte de Navalni. Fue elegido por el candidato presidencial del populista Partido Liberal-Demócrata de Rusia, Leonid Slutski, quien acusó a Occidente de utilizar el fracaso del disidente contra el Kremlin; y el candidato de Gente Nueva, Vladislav Davankov. Este último partido político, fundado en 2021 y cuando Putin permitió presentarse a las elecciones, dejó cierta moderación a la hora de negociar con Nadezhdin algún tipo de colaboración y lamentó la muerte de Navalni.

Llama la atención sobre la dureza de la comunicación cuando Iniciativa Cívica denuncia la estupidez política del oponente. El Kremlin ha intentado ocultar cualquier símbolo de protesta en los últimos días. Según la organización OVD-Info, menos de 366 personas fueron detenidas en 39 ciudades de todo el país mientras depositaban flores en los monumentos a las víctimas de la represión política.

“No se preocupen, no es una manifestación, el mundo entero viene aquí y es convocado. “¿Por qué la gente se detiene?”, se quejó un joven de 28 años cerca del Muro del Dolor.Stena skorbi, en ruso—, un monumento inaugurado por Putin en 2017 en el que una infinidad de figuras humanas del frente parecen marchar hacia el Hades como víctimas de Stalin. Más tarde esa noche, varios funcionarios reconocieron todas las flores y arrojaron fuertes nieves al fondo del valle y las miraron con resignación por parte de los policías encargados de custodiar el lugar.

La gran derrota de Nadezhdin

“El mensaje fue un paso muy audaz. Nadezhdin está dentro del país y es un comportamiento muy arriesgado”, dice a EL PAÍS la reputada politóloga rusa Ekaterina Shulman. “Antes de su reconocimiento por parte de las empresas, permaneció en la escena política durante casi 30 años, pero no era una figura que estuviera en primer plano. Ahora lo son y sus declaraciones llaman la atención, a la vista de su alta visibilidad y potencial influencia», se suma en una conversación telefónica en la que advierte que los riesgos del adversario, mientras fuma dentro del país, «son muy grandes».

Shulman señala que el Kremlin se dio cuenta de la enorme cantidad de ciudadanos que apoyaban a Nadezhdin con sus firmas y pidieron evitar correr riesgos con Navalni vivo antes de las historietas de marzo. «Pensé que el equipo del presidente renunciaría a sus conclusiones después de las elecciones sobre lo que hicieron con Nadezhdin, pensando que era inofensivo y finalmente recibió una ola de apoyo popular, pero es obvio que antes tuvo éxito».

“El volumen de las decisiones ha pasado completamente a manos de personas que sólo piensan en términos de fuerza y ​​tienen dos recetas para resolver cualquier problema: abrir una causa penal o asesinar”, aconseja Shulman. “Las autoridades siguen el principio sin personajes, sin problemas, y creo que uno no puede darse el lujo de postularse no es inminente antes de las elecciones porque el estado de ánimo del público es volátil”, sin embargo se siente que el varón social puede tomar en consideración de qué lado: “La gente insatisfecha se abre a buscar que alternativamente, aprovecharás cualquier oportunidad para expresar algo con el fin de estar en desacuerdo con lo que está pasando”.

“En estas condiciones, tener una persona que pueda, incluso tras las rejas, hacer un llamado a la población a comportarse de determinada manera durante las elecciones es sumamente peligroso. Es mejor aterrorizar a todos para que la miel los paralice. Así pues, las elecciones se celebrarán con tranquilidad. Ésta es la lógica del Kremlin”, señala.

Los políticos insisten en no hacer comparaciones entre Putin y Stalin. “[La URSS] Era un régimen totalitario que estaba construyendo una especie de nuevo futuro, pero no se quedó atrapado en ese futuro ni lo destruyó. Esta es una especie de ingeniería social. En Rusia nos hemos enfrentado a un régimen autoritario que pretende mantener el poder y, por tanto, actúa mediante la intimidación selectiva”, afirma Shulman.

“La represión no ha cesado, se ha intensificado, tras dos años de guerra, pero la persecución de la oposición por su actividad política ha afectado a cientos de personas al año. Para un país grande, se trata de una reacción selectiva. Esto no mejora las cosas, pero las autocracias modernas no tienen necesidad ni recursos necesarios para lanzar represiones masivas”, señala antes de señalar la diferencia “con la URSS, Camboya o la Alemania nazi”. “Había ciertas categorías sociales que había que eliminar por completo”, apunta el politólogo, quien recuerda que “esta fue una determinada etapa de la historia que no se puede repetir”.

“Putin sólo está tratando de alcanzar sus objetivos. Por lo tanto, se elimina lo que sugiere una amenaza. Eso es todo. No hay necesidad de transformar la sociedad en otra cosa”, concluye Shulman.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_